domingo, marzo 16, 2008

15 Dias


Una vez cada quince días la buena suerte se les aparecía delante de sus ojos, las miraba, las escuchaba, las olía, las deseaba, las besaba y ellas se sentían reinas únicas en la galaxia, pero no se daban cuenta cuando dejaban ir a la buena suerte que de tanto pasearse por delante se cansaba y se iba.

La buena suerte no era esquiva ni intentaba mucho mas de lo que ofrecía, pero ellas jamás comprendieron eso y cuando ya la perdían no sabían como recuperarla e insistían e insistían, pero la buena suerte por muy tentada que a veces se sintiera no volvía.

Y cada quince días se enfrentaba a una de ellas, una nueva que no conocía y repetía el rito, hasta sentirse encontrada, y ella haciendo lo mismo que todas las otras dejaba que la buena suerte se cansara y se fuera.

Si me preguntan a mí porque pasaban quince días entre una aparición y la otra, pienso que la buena suerte intentaba reponer su corazón roto.

7 comentarios:

kiantei dijo...

Puta que habís escrito caleta gallo...
y yo sin visitarte.
Me lo leí toíto y veo que sigues fiel a tu no estilo de la existencia misma, fiel a la sabiduría del gran Papelucho, fiel a los gatos, fiel a los comics, fiel a tu corazón de cuneju...Eso es lo importante.

kiantei dijo...

(El castor perezoso...you know)

la crisantema dijo...

¿bastaran quince días?
Ruego la receta
.
.
.
.
.
La marmota

fgiucich dijo...

Tal vez el tiempo excacto, ni un día más ni uno menos. Abrazos.

DAVIJANTE dijo...

wena kompare

te mando saludos
hace tiempo ke no posteaba tu blog

chau!

hetsah dijo...

iba a leer el post pero me quedé penando en que te echo de menos

conflicto de punto suspensivo, será

Claudia sandia dijo...

la suerte, pasa a igual que la mala, porque cada quince dias le toca una a la otra...

ni siquiera sabemos cual es la mejor,,,

saludos