viernes, diciembre 30, 2005

Freya

Estaba parado frente al mapa de la cuidad que hay en las estaciones de buses y se me acerco de pronto.
Sin darme cuenta estabamos conversando de lo pequeña que era la cuidad y mejor convenimos en llamarle pueblo.
Tenia una plaza y una pileta gigante con un angel al centro que lanzaba agua.
Los alrededores de la plaza principal estaban rodeados por casitas de colores, todas distintas unas de las otras y ningun color se repetia.
Freya, era el nombre de ella y ella tambien estaba de paso por la cuidad. Me lo dijo cuando comprabamos unos algodones de azucar gigantes de color verde que vendian.
Me senti como en antes del amanecer cuando nos dispusimos a conocer el pueblo juntos sin mas pretencion que eso, tal cual como linklater.
Eran como las once de la mañana, caminabamos por los pasillos de casitas de colores comiendo algodon de azucar, el dia estaba un poco nublado, pero hacia calor.
Mi mochila estaba en custodia de la estacion.
Ella llevaba una mochila pequeña.

- Dejame llevarte la mochila
- Supongo que el latinmen debe llevar la carga no? - me dijo con ironia y los ojos verdes le brillaron un poco.

Me rei y ella se acerco un poco.
Quizas demasiado.
...

Veinte minutos despues estabamos entrando a un parque muy grande, con arboles gigantes que tenian un cartel que decia su nombre y su origen.

Entonces ella me dijo que venia del Norte, un pais escandinavo que tenia como heroe a un vikingo.
Yo le dije que era americano, Chileno, para ser exacto.
Ella me dijo que su padre habia estado en Chile, pero que a su madre la conocio en argentina.
Yo le dije que los mios eran separados.

Me dijo que su nombre era el de la diosa de las Auroras, La belleza y los arboles.
Le dije que el mio todavia lo andaba buscando.

Se acerco una niña como de siete años y nos dijo que por un par de monedas nos hacia un tour por el parque.
La seguimos.

No nos dijo mas de lo que ya habiamos visto, salvo que el parque era un cementerio.

Que cada arbol, algunos mas grandes y otros mas chicos representaban a una persona que habia muerto y era enterrada y sobre ella plantaban un arbol.
La persona seguia viva en el arbol.
Le di las monedas a la niña y ella se fue corriendo.

Acerqué a Freya un poco más y la besé debajo de un arbol de flores rosadas.
Ella me miró a los ojos y sonriendo dijo

Cuidado... nos estan mirando y apuntó a los arboles.

Nos reimos un buen rato.

Almorzamos en una fuente de soda.
Descanzamos, tirados en el pasto de la plaza principal de pueblo.
Mientras la miraba ella se golpeo la cabeza con la mano y dijo algo en su idioma.
Luego me miró casi con ojos de cristal y me besó.

Habia pasado gran parte de la tarde.
Empezaba a hacer frio, le preste mi chaleco azul.
Ella tenia que volver, y yo tambien.

Tomabamos el mismo bus con direccion a la capital, pero ella bajaba antes.
No dijimos nada en todo el trayecto, solo ibamos ahi, sentados uno al lado del otro, abrazados, cubiertos con mi chaqueta.

Cuando se bajó me lanzó un beso desde el paradero de buses, desde arriba lo recibi frente al vidrio helado.

Cuando me baje en la capital dos horas mas tarde, hacia un frio de muerte.
Busque dentro de mi mochila mucho rato, aunque sabia que no lo encontraria.
La Diosa de la aurora llevaba puesto mi chaleco azul cuando me lanzó el ultimo beso.

9 comentarios:

hetsah dijo...

conozco a alguien con ese nombre... sólo una persona, su segundo nombre es estrella y siempre me pareció que era una chica muy callada, pero colaboradora (o por lo menos me hizo varios favores que se agradecieron)
mi comentario te lo diré despues, este es un apunte y ya

Ambar2006 dijo...

qué buena historia, me gustó, pasé también a desearte un feliz año nuevo que cumplas todos tus sueños y deseos.. muchas felicidades!!!

.con. dijo...

Me dejaste muda.

Y no me agrada desear felicidades si no sé que mierda estoy deseando. Mejor: lo bueno, lo bueno que es para ti.

Catalina Pimentel dijo...

chan chan
chan



audio

kiantei Castor dijo...

mmmm,
de grave a romanticón,
me gusta esta nueva faceta,
me gusta que la comparta con el mundo
estoy cachando que el 2006 le ha pillado a usted con una sonrisa de oreja a oreja cual tajo de Macnamara (uh, que freak)

Lindo, lindo, lindo, se nos viene la cosa parece Ehhhhh, conejín, je je

xiao mei dijo...

mmm...que lindo y tortuoso relato, las historias de ese tipo son siempre romanticas, idilicas e idealistas de esas que te hacen sentir que viviste grandes momentos...pero que te dejan preguntandote que pudo pasar si...

un beso

PD: pase para saludarte y desearte un feliz año nuevo

Tole dijo...

es un relato ficticio o real?...
por que a mi.. nunca me pasa algo asi?..me encantan esas situaciones cuaticas-romanticas!

cariños..

Freyja dijo...

esta Freyja te deja un beso, pero no se llevo tu chaleco azul...
gracias


besos y sueños

Lovage dijo...

Qué linda y buena historia, relamente me gusta mucho, hasta ahora, es una de las mejores que he leído de ti.
Besos